Clientes y servidoresA veces, cuando los expertos hablan del diseño de páginas web dinámicas, utilizan una jerga de siglas que describen la gran variedad de lenguajes de programación utilizados para producir efectos dinámicos en una página web. Todos esos lenguajes de programación pueden ordenarse en dos grupos, que responden a dos estrategias complementarias: los programas que producen esas animaciones en la página web, ¿deben ejecutarse en el ordenador del cliente web? ¿o deben ejecutarse en el servidor?

El navegador web es una aplicación que sólo comprende las etiquetas html. Con esas etiquetas, el programa navegador da formato a la página y la presenta en la pantalla del usuario. Es un servicio esencial, pero sólo proporciona páginas estáticas.

Hace ya mucho tiempo que los diseñadores de páginas web vieron la necesidad de incorporar a las páginas web elementos dinámicos y comportamientos programados. No sólo para incluir animaciones gráficas, sino también para interactuar con el usuario de la página para, por ejemplo, pedirle datos, seleccionar opciones o confirmar operaciones.

Como el lenguaje html es incapaz de proporcionar el control de los elementos dinámicos de una web, se recurre a incluir pequeños programas o scripts en el código de la página. Estos scripts o módulos de programa, están escritos en un lenguaje de programación idóneo. El código del script está incrustado o, como suele decirse en la jerga del oficio, embebido en el código html, de modo que cuando el navegador recibe una página web, interpreta y da formato al contenido de la página y entrega el código de los scripts al programa intérprete correspondiente, que deberá haber sido instalado en el navegador como un plug-in.

Otra posibilidad, para dar efectos dinámicos a una página web, consiste en que las instrucciones correspondientes estén escritas en un lenguaje de script, que es interpretado en el servidor para convertirlo en etiquetas html de forma oculta u opaca para el navegador. De ese modo, el cliente recibe desde el servidor el código html ya terminado y no necesita tener instalado ningún plug-in. En este caso, el intérprete del código del script debe residir en el servidor.

Así pues, podemos encontrar lenguajes de programación de scripts que residen en el lado del cliente y lenguajes que residen en el lado del servidor. Cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes:

  • Un lenguaje del lado cliente es totalmente independiente del servidor, lo cual permite que la página pueda ser albergada en cualquier sitio. Pero nuestra página no se verá bien si el ordenador cliente no tiene instalados los plug-in adecuados. El código, tanto del hipertexto como de los scripts, es accesible a cualquiera y ello puede afectar a la seguridad.
  • Un lenguaje del lado servidor es independiente del navegador utilizado, que no necesitará plug-in especiales para visualizar correctamente cualquier página. Además, el código de los script puede ocultarse al terminal cliente, que sólo verá el código html terminado. Por contra, la prueba y depuración de un script deberá hacerse desde el servidor.
About these ads